No soy de aquí

Directora: Catalina Rayén
Dur. 7min. 08seg.

Adria camina errante por la ciudad de Santiago. Vemos todo desde su perspectiva y escuchamos su voz confundida mientras se desplaza por lugares que no conoce y no habitúa recorrer. Caminando, tiene recuerdos fugaces de Cañete, pero manifiesta que no logra entender por qué y continúa deambulando. Se detiene unos segundos y se da cuenta que la gente a su alrededor la ignora y ella manifiesta tener frío, a pesar de ser un día soleado. Un recuerdo fugaz de Concepción con risas de fondo la hace confundirse. Su respiración empieza a agitarse y escucha a alguien decir “Adria”, su nombre, y ella recuerda que significa “Que viene del mar”. Desde su perspectiva empieza a observar lo que sería su cuerpo, pero no hay nada. A través de su voz nos damos cuenta que empieza a cuestionarse quién es y qué hace allí. Camina errante, hasta que se detiene y manifiesta ser un fantasma. El mar se escucha lejano y Adria dice que eso le trae calidez. Decide trasladarse hacia Lebu, su origen, a ver el mar. Adria finalmente dice estar tranquila.